ILUSTRACIONES SOBRE LA VILLA DE AMBEL (1ª parte)

Por Antonio Aragón [antonio_7119@orange.es].

DESCRIPCIÓN DEL PUEBLO DE AMBEL

En el somontano del Moncayo y en particular la comarca Campo de Borja, constituye una región humana al Oeste de la provincia de Zaragoza, en el antiguo Reino de Aragón.

Estamos situados en las estribaciones del Sistema Ibérico, en el extremo más occidental de la provincia de Zaragoza, de la que dista 73 Km. a 41º 47´ latitud Norte y 1º 37´latitud Oeste, con una altitud sobre el del mar de 584 metros y su término municipal es de 6.175 hectáreas, equivalente a 61,75 kilómetros cuadrados.

Ambel, vista general

Pertenece a la comarca Campo de Borja, siendo una de las 33 comarcas de Aragón.

Pocos viajeros llegan a Ambel, como no sea en la ruta hacia Talamantes. La Villa Templaria y Sanjuanista de la comarca Campo de Borja (aunque la Orden de San Juan hizo suyas igualmente Alberite y Cabañas) se pierde entre los olivares, más allá de la ribera del Huecha.

Se cruza el río Huecha a la altura de Bulbuente. Desde allí, sólo tres kilómetros nos separan de Ambel y seis de Borja. Setenta y tres desde Zaragoza, la capital. Una vez rebasado el Huecha, por Bulbuente, la carretera se curva entre los grises olivares. En adelante, ya no habrá más río que el arroyo de Morana.

Ambel surge al fondo, casi cerrado por los árboles que no dejan ver la totalidad del casco urbano. El paisaje se ensancha y el horizonte se ondula al máximo para enlazar con las estribaciones del Moncayo, a lo lejos.

Se accede al casco urbano por la calle de San Juan, que se ofrece totalmente de cemento en todo su tramo. La escuela lleva el mismo nombre de la calle, donada en el año 1928 por los Marqueses de Villamayor de Santiago; el edificio se levanta a la derecha. A la derecha entrando, también se encuentra un monolito a manera de peirón, con la imagen del Pilar en azulejos valencianos y con remate de la cruz de Santiago, en hierro. La realización es moderna del año 1945.

La calle de San Juan desemboca en la plaza del Marqués de Villamayor de Santiago. En la fachada del Ayuntamiento perdura una lápida, donde puede leerse, bajo la pequeña imagen del Corazón de Jesús: “Consagración de la Villa de Ambel al Sagrado Corazón de Jesús, 24 de junio de 1894”.

Ambel, Calle San Juan

Recta, enlazando con la calle de San Juan, sigue la calle Nueva. Después, a ambos lados, una sucesión de calles y plazas que siguen conservando sus nombres autónomos. La plaza de las Verduras es amplia y rectangular, en ella parten algunas calles con nombres tan sugerentes como estos: Picachova, los Moros y Moral.

Contigua a la plaza de las verduras se encuentra la plaza de San Miguel, amplia también. El edificio de la iglesia parroquial, del siglo XVI – los palacios colindantes pertenecen a la misma época -, ocupa el centro de un conjunto arquitectónico de sobria belleza.

Camino de la plaza de la Virgen, salen al paso las calles de la Picota, y del Hospital. Esta plaza toma el nombre de la antigua ermita de la Virgen del Rosario, allí erigida y posteriormente convertida en Iglesia. La torre campanario es mudéjar. Las últimas obras de ampliación del edificio fueron llevadas a cabo entre los años 1693 al 1701.

El ambiente de Ambel tiene aún mucho de antiguo, y hay abundantes testimonios de los tiempos pasados en portales de casas, piedras, arcos, etc. , y una copiosa serie de viejas construcciones de arquitectura muy característica, de tradición casi medieval, pero de más reciente cronología en su mayor parte, edificadas en ladrillo y con claro entronque en la característica arquitectura popular de la región. Incluso se repite reiteradamente un mismo tipo de casa, con puerta en arco de medio punto y estructura de planta y piso.

El interés monumental de Ambel reside fundamentalmente en dos edificios que corresponden a dos estilos y climas artísticos bien diversos, la iglesia parroquial, mudéjar y la llamada ermita de nuestra Señora del Rosario, barroca, con su torre mudéjar, constituyen cada una un edificio claramente definido y característico, y conservan ambas una gran unidad en cuanto a lo constructivo, a pesar de añadidos y reformas en la iglesia parroquial, o aprovechamientos de obra anterior, como es el caso de la torre de la ermita.

Existen algunos edificios nobles, con escudos de los antiguos caballeros de la Orden que habitaron la Villa y ejercieron su dominio sobre ella, mereciendo resaltar la mansión de Don José María Dusmet por las obras de arte que encierra, entre las que sobresalen un retrato del conde de la Casa de Saríá pintado por Vicente López, y varios retratos familiares de Esquivel.

Las calles estrechas recuerdan el paso árabe; después los espacios abiertos, las grandes plazas como marco de las grandes mansiones.

Se desconocen los primeros años de la existencia de Ambel, por haber sido destruidos sus archivos por causas que se desconocen. Se tiene conocimiento de que en la antigüedad fue muy importante. Estaba dividida en dos por el barranco de Los Moros (conocido en el pueblo por cañada). La otra parte era conocida como Villanueva, que desapareció posiblemente en alguna de sus guerras.

Hay en España distintas “Casas Ambel”. Desde muy remotos siglos fue conocida y muy  considerada.

Se ha desarrollado el Registro Internacional de los Ambel para determinar a dónde emigraron familias Ambel y dónde viven hoy en día. Utilizando una muy sofisticada informática en distintos países del mundo, se han revisado más de 220 millones de registros de nombres y direcciones para encontrar entre ellos a los miembros de la familia Ambel.

El Gran Libro De Los Ambel En El Mundo.jpg

Disponemos de EL GRAN LIBRO DE LOS AMBEL EN EL MUNDO, el cual detalla con precisión la cantidad de personas con el pellido Ambel que por ejemplo tenemos en España, en: Alicante, Almería, Badajoz, Baleares, Barcelona, etc., y también en otros muchos países del mundo.